Laia López Manrique: La mujer cíclica