Nunca es demasiado tarde: después de la soledad