Un río que acuna a la enfermedad y a la infancia