Ferdinando Camon: Un altar para la madre