Azul y no tan rosa, la herencia almodovariana