Ida, una joya que brilla en blanco y negro