“Ajedrez para un detective novato”: regreso a la mejor tradición satírica