Discos Internacionales

40 The Fla­ming Lips The Terror Los Fla­ming Lips son unos genios, de eso no hay duda, pero en los últi­mos años pare­cía que les había­mos per­dido en expe­ri­men­tos for­ma­les de todo tipo. Con The Terror han con­se­guido que nos vol­va­mos a fijar en ellos a fuerza de loops, dro­nes y todo un arse­nal de artes oscu­ras en un álbum cohe­sivo y que se desa­rro­lla como un mal viaje de ácido. Casi como un viaje al inte­rior de un vol­cán.
Javi Gómez Martínez

39 Run The Jewels Run The Jewels Run the Jewels es un regalo. Lite­ral­mente. Los artí­fi­ces de dos de los mejo­res álbu­mes de rap del 2012 se han jun­tado para con­so­li­dar una espe­cie de dream team under­ground para obse­quiar­nos con un disco de des­carga libre. Killer Mike y El-P como un par de hustlers saliendo ade­lante con la mejor ele­gan­cia posi­ble. Parece irrea­li­za­ble ser jar­kor desde la suti­leza y sin per­der ener­gía, pero todo el con­cepto del dúo y el álbum es una gozosa arenga sobre el mon­tón de horror vacui que existe en torno al flashy o el bling-bling. Sin des­pei­narse y mor­diendo que da gusto.
Migue Muñoz

38 Rokia Traoré Beau­ti­ful Africa En Beau­ti­ful Africa, Rokia Traoré, una de las emba­ja­do­res musi­ca­les más des­ta­ca­das del con­ti­nente afri­cano con­ti­núa en su tarea de elec­tri­fi­car los soni­dos ances­tra­les de su que­rida Mali a tra­vés de la fuerza y emo­ti­vi­dad de esa voz incon­fun­di­ble. Con éste, su quinto álbum, ha reci­bido el entu­siasmo de la prensa musi­cal eri­gién­dose como una de las com­po­si­to­ras más des­ta­ca­das en la actua­li­dad. El disco, ade­más, está pro­du­cido por John Parish, encon­trando el equi­li­bro entre el blues, los ins­tru­men­tos afri­ca­nos y la elec­tri­ci­dad de las gui­ta­rras.
Hasier Larre­txea

37 Ty Segall Slee­per Tras des­lum­brar­nos el año pasado con tres dis­cos como tres soles, Ty Segall aparcó la dis­tor­sión (por poco tiempo, como ha demos­trado el debut de su nueva banda Fuzz) para com­po­ner un disco folk tras la muerte de su padre a fina­les del pasado año. El resul­tado es, una vez más, abru­ma­dor: Slee­per le mues­tra no sólo como músico ver­sá­til y per­fecto cono­ce­dor de las esen­cias del folk psi­co­dé­lico 60’s, sino como un mag­ní­fico com­po­si­tor.
Colec­tivo G. Piqué

36 Agnes Obel Aven­tine Aven­tine es la ele­gan­cia del año. Unos acor­des de piano son sufi­cien­tes para sumer­girte en la nueva obra de Agnes Obel, la joven com­po­si­tora danesa cuyas ecléc­ti­cas coor­de­na­das se esti­ran desde la mejor Joni Mit­chell hasta el mis­mí­simo Mau­rice Ravel. Las can­cio­nes del disco son des­te­llos en los que reluce una fina melan­co­lía. Una pia­nista que con­si­gue encon­trar una armo­nía, un equi­li­brio y una madu­rez musi­cal. La calma y el sosiego van de la mano en este puñado de can­cio­nes con las que con­si­gue trans­mi­tir y logra cal­mar hasta ofre­cer­nos un refu­gio seguro. Recon­for­tante. Hasier Larre­txea

35 Vam­pire Wee­kend Modern Vam­pi­res of the City Lo fácil hubiera sido repe­tir la fór­mula que les dio fama y seguir como si nada. Pero Ezra Koe­nig y com­pa­ñía deci­die­ron darle la vuelta a su estilo y dejarse lle­var por un poquito de expe­ri­men­ta­ción. Esta deli­ciosa evo­lu­ción de su sonido regala alguna de las pie­zas más ínti­mas de toda su dis­co­gra­fía –ojo a la inol­vi­da­ble y estra­tos­fé­rica ‘Step’- jugando con nue­vos soni­dos, desde el folk hasta las sim­pá­ti­cas dis­tor­sio­nes de voz en la diver­tida ‘Diane Young’. Al final, no es solo su disco más maduro y sor­pren­dente, sino el mejor de su tra­yec­to­ria.
Zuri Negrín

34 Jane­lle Monáe The Elec­tric Lady Ella es muy grande. Y tan claro tiene Jane­lle Monáe que quiere con­ver­tirse en la gran reno­va­dora del sonido R&B que ha vuelto con otra ambi­ciosa obra musi­cal. The Elec­tric Lady no solo recu­pera lo mejor que ya había en su pre­de­ce­sor, el atem­po­ral The Archan­droid, sino que, siguiendo la línea argu­men­tal mar­cada en sus tra­ba­jos pre­vios, pro­fun­diza en ese mundo futu­rista y robó­tico con un sonido algo más acce­si­ble que su debut, pero sin olvi­darse de la cali­dad. Y todo ade­re­zado con acom­pa­ñan­tes de lujo, desde Prince y Ery­kah Badu hasta la her­ma­ní­sima Solange.
Zuri Negrín

33 Chvr­ches The Bones of What You Believe El espe­rado debut en largo de los mara­vi­llo­sos Chvr­ches nos trajo todo cuanto pro­me­tía y qui­zás incluso más. Electro-pop can­do­roso y ful­gu­rante, donde bri­llan tanto los hits que ya nos sabía­mos al dedi­llo (‘The Mot­her We Share’, ‘Reco­ver’) como nue­vos temas que apun­tan tan alto como la luna (‘Tet­her’, ‘We Sink’, ‘Lungs’). Bai­lando con muchas lágri­mas de amor en los ojos. Y que el niño Dios con­serve por mucho tiempo el tim­bre vocal mágico y ado­les­cente de la seño­rita Lau­ren May­be­rryDavid Mar­tí­nez de la Haza

32 Neko Case The Worse Things Get, The Har­der I Fight, The Har­der I Fight, The More I Love You Cuando Neko Case nos visitó por pri­mera vez, durante el pasado Pri­ma­vera Sound, la pro­mesa de un nuevo álbum era aún algo eté­reo. Pero he aquí que el disco se mate­ria­lizó y bajo un título tan largo como sim­pá­tico, la can­tau­tora nos vol­vió a ofre­cer lo que mejor sabe dar: una colec­ción des­lum­brante de can­cio­nes de pin­ce­la­das coun­try, tan áspe­ras y melan­có­li­cas como her­mo­sas en la pro­duc­ción. Un álbum sor­pren­dente en el que la artista se des­nuda sin pudor y que nos deja algu­nas de las mejo­res can­cio­nes de su dis­co­gra­fía. Zuri Negrín

31 Sava­ges Silence Your­self Viñe­tas góti­cas de amor, sexo y dul­ces joven­ci­tas yendo en la direc­ción opuesta para rebe­larse se dejan bien cla­ras en can­cio­nes que, duren dos o cinco minu­tos, cla­van el tiempo exacto para que vue­len feroz­mente. Se deja clara esa lim­pieza rui­dista y sen­sual­mente oscura para pen­sar en una narra­tiva post-punk que parece estar fac­tu­rada para fans de extin­gui­dos gru­pos de culto como The Organ. El debut de estas des­via­das fuerza el reju­ve­ne­ci­miento de lo que Karen O nunca lle­gará ni a oler: gemi­dos como caño­na­zos, bate­ría de esta­ca­zos y cris­ta­les que ver­da­de­ra­mente sue­nan a rotos. Migue Muñoz

Páginas: 1 2 3 4 5

Enviar un comentario