Libros

40 Estam­pas del valle Rolando Hino­josa Un libro escrito hace 40 años, y edi­tado por pri­mera vez en España, sobre miles de vidas fuga­ces a ambos lados del Río Grande, en el mundo ima­gi­na­rio y real del Valle de Bel­ken. Los nume­ro­sos per­so­na­jes apa­re­cen y des­a­pa­re­cen ince­san­te­mente en estas estam­pas pro­ta­go­ni­za­das por mexi­ca­nos y boli­llos (grin­gos) donde estos últi­mos man­tie­nen las rien­das del poder. His­to­rias de muer­tes, ven­gan­zas, entie­rros, sobre­vi­ven­cia y humor negro. Terri­to­rio fron­te­rizo con la Comala de Rulfo pero con mayo­res gotas de rea­lismo. Gran sor­presa de la tem­po­rada pro­ta­go­ni­zada por el eterno aspi­rante al Cer­van­tes, el escri­tor chi­cano Rolando Hinojosa-Smith.
Hasier Rekondo

39 El tiempo menos solo Abraham Gra­gera En El tiempo menos solo, Abraham Gra­gera ha expan­dido los cami­nos con los que irrum­pió con su ante­rior Adiós a la época de los gran­des carac­te­res con­so­li­dán­dose como una de las apues­tas infa­li­bles de la nueva poe­sía escrita en cas­te­llano en esta década. Poe­sía que dia­loga con la tra­di­ción, guiada por la medi­ta­ción, y cierta mís­tica que rehuye de coor­de­na­das ads­cri­tas, asen­tán­dose como uno de esos libros nece­sa­rios que rezu­man el poso de la madu­rez, donde van de la mano la ele­gan­cia y la hones­ti­dad. Nada más que la refle­xión de una poe­sía enrai­zada en el cla­si­cismo y que no pierde su con­tem­po­ra­nei­dad sin­gu­lar.
Hasier Larre­txea

38 El hom­bre­cito Ches­ter Brown El tra­bajo ideal para aquél que tenga inten­ción de acer­carse por pri­mera vez a la obra del autor de Ed, el payaso feliz o Yummy Fur. Aquí se des­pliega todo el absurdo y lo cho­cante que la his­to­rieta under­ground ha voci­fe­rado a lo largo de las déca­das: todos los mie­dos e inse­gu­ri­da­des del hom­bre de final de siglo. Una obra de com­pli­cado eti­que­tado gené­rico y tan ins­pi­ra­tiva para diver­sas gene­ra­cio­nes de his­to­rie­tis­tas, que eleva estos cor­tos aquí reco­pi­la­dos hacia el nivel de exce­len­cia al que sólo han acce­dido unos pocos. Ese vacío que debe­ría cono­cer un alie­ní­gena para cer­cio­rarse de nues­tra ver­da­dera mise­ria.
Migue Muñoz

37 2020 Javier Moreno “El terro­rismo surge de la indi­gen­cia de los escri­to­res”, declaró el pasado mes de marzo Javier Moreno a esta revista. Con 2020 nos tras­lada a un esce­na­rio donde los cimien­tos en los que se estruc­tu­raba la socie­dad explo­tan y los per­so­na­jes que habi­tan esa des­com­po­si­ción gene­ra­li­zada son el eje donde gra­vi­tan las con­tra­dic­cio­nes y la ruina gene­ra­li­zada de las mise­rias y de los cla­ros­cu­ros del ser humano. Esta es una novela que agita con­cien­cias, un arte­facto lite­ra­rio de alto cali­bre. Cada frase es un retor­ti­jón en nues­tras con­cien­cias occi­den­ta­les, bienpen­san­tes y aco­mo­da­das. Una vacuna lite­ra­ria infa­li­ble con­tra la estu­pi­dez.
Hasier Larre­txea

36 El pequeño guar­dia rojo Wen­guang Huang El perio­dista Wen­guag Huang aborda, en un texto auto­bio­grá­fico, la revo­lu­ción cul­tu­ral en China durante la segunda mitad del siglo XX, y lo hace desde las viven­cias de una fami­lia china de la época. Los recuer­dos que Huang narra en El pequeño guar­dia rojo (Libros del Aste­roide) giran en torno al ataúd de su abuela: una mujer obse­sio­nada con la muerte y con ser ente­rrada cuando la inhu­ma­ción aca­baba de ser prohi­bida en China y sólo se per­mi­tía la cre­ma­ción.
Vir­gi­nia Mendoza

35 Por si se va la luz Lara Moreno En Por si se va la luz Lara Moreno pro­pone la bús­queda de uno mismo en un terri­to­rio que limita con los huer­tos y con los bos­ques. Con una esen­cia de per­fi­les cur­ti­dos en adver­si­da­des pro­fun­diza sin escrú­pu­los en las rela­cio­nes que se esta­ble­cen entre quie­nes aca­ban de lle­gar de la ciu­dad y los luga­re­ños y sus his­to­rias silen­cia­das y escon­di­das. Con una escri­tura que arras­tra al lec­tor con una voz narra­tiva coral, dota de sig­ni­fi­ca­dos al terri­to­rio hos­til a tra­vés de la supera­ción de los per­so­na­jes, el apego a la tie­rra y sus con­di­cio­nes.
Hasier Larre­txea

34 El mar­ti­rio del obeso Henri Béraud El mar­ti­rio del obeso es, a pesar de su bre­ve­dad, todo un ejer­ci­cio de buena lite­ra­tura en la que la gran sen­si­bi­li­dad de la que hace gala su pro­ta­go­nista y narra­dor, y su estilo, carac­te­ri­zado por una extra­or­di­na­ria riqueza léxica, con­for­man una obra sin duda mere­ce­dora del pre­mio Gon­court en el año 1922, y que fue lle­vada al cine en 1933. En el libro se retra­tan las aven­tu­ras y refle­xio­nes de un obeso con­de­nado siem­pre a ser el segundo plato que la edi­to­rial Tropo ha tenido la buena idea de res­ca­tar del olvido.
Izas­kun Gracia

33 El niño que robó el caba­llo de Atila Iván Repila Un espa­cio cerrado: el pozo. Dos her­ma­nos, el Grande y el Pequeño, en torno a los cua­les se cons­truye la trama. Vio­len­cia, cariño, ter­nura y des­ga­rro. Deli­rio, tie­rra, hedor, demen­cia, ham­bre, encie­rro, gusa­nos, ham­bre, ham­bre y más ham­bre y, de nuevo, el espa­cio claus­tro­fó­bico del pozo. Iván Repila cons­truye una nou­ve­lle repleta de diá­lo­gos rotun­dos que se alter­nan con una voz narra­tiva poé­tica y un len­guaje pre­ciso y des­po­jado. Se trata de una escri­tura madura que sobre­coge al lec­tor desde la pri­mera línea.
Uxue Juá­rez

32 Por el país del frío Jàchym Topol Por el país del frío se plan­tea como un viaje a tra­vés de varias ciu­da­des euro­peas cla­ves en la his­to­ria del pasado siglo, pero en reali­dad es un peri­plo inte­rior en el que el autor se pla­nea la nece­si­dad real de man­te­ner vivo un tiempo pasado que des­trozó la vida de millo­nes de per­so­nas, al tiempo que se cues­tiona si esa es la vía correcta para superar el dolor. Para ello, el autor pre­senta una obra de prosa apa­ren­te­mente sen­ci­lla que se viste de un estilo atí­pico, abrupto, y que logra que el pro­ta­go­nista se plan­tee una serie de cues­tio­nes que no por impor­tan­tes dejan de ser incó­mo­das. Izas­kun Gracia

31 Intento de esca­pada Miguel Ángel Her­nán­dez La pri­mera novela de Miguel Ángel Her­nán­dez es una refle­xión sobre la rup­tura del pla­cer visual en el arte con­tem­po­rá­neo y una crí­tica a esos artis­tas que, ampa­rado bajo la visi­bi­li­za­ción de injus­ti­cias socia­les, cae en lo que denun­cian con sus obras. Leyendo Intento de esca­pada (Anagrama), el lec­tor cues­tio­nará, junto a Mar­cos, un estu­diante de Bellas Artes que no cree en la mate­ria­li­za­ción de las obras, los lími­tes de la ética y la esté­tica en el arte. Vir­gi­nia Mendoza

Páginas: 1 2 3 4 5

1 Comentario

  1. Vicenta Lara dice:

    Algún día alguien se acor­dará de incluir alguna obra de Pilar Bell­ver, nues­tra mejor escri­tora hoy por hoy y una de las más des­co­no­ci­das, a pesar de que ha publi­cado ya tres nove­las impor­tan­tes. Para mí ella es como la Munro; pura ver­dad y puro cla­si­cismo en mitad de una sarta cada vez mayor de nade­rías egoin­te­lec­tua­les y de fal­se­da­des de ofi­cio. La mayo­ría de nues­tros escri­to­res no dicen nada cuando escri­ben por­que no tie­nen nada que decir, pero/porque escri­ben para pare­cer inte­li­gen­tes y talen­to­sos y no lo son más que quie­nes sufri­da­mente les lee­mos. Sin embargo escri­to­ras como la Munro o la Bell­ver escri­ben lo que los demás no ven, ni siqiuera lo hue­len. Por eso nos des­cu­bren, como si estu­vie­ran sim­ple­mente char­lando un rato con una amiga mien­tras remue­ven una perola, cómo y por dónde y quié­nes nos han con­du­cido dere­cho desde la narra­tiva de Cer­van­tes a la de nues­tros días; o sea, no sólo nos redes­cu­bren qué es la lite­ra­tura, sino qué no es ni será nunca. Y todo como si nada (a pesar de que ellas sí ver­da­de­ra­mente son un pozo de lec­tu­ras, pero un pozo pro­fundo y estre­cho, no un charco ancho y super­fi­cial), sim­ple­mente con­tando his­to­rias que nos atra­pan del todo pero no sabe­mos bien por qué, quizá sólo por­que son ellas las que nos las cuen­tan. Y es que el talento es tam­bién ese mag­ne­tismo fuera de todo aná­li­sis. Ellas son silen­cio­sas, viven al mar­gen del mun­da­nal ruido, no dan voces ni coda­zos ni con­fe­ren­cias. Son pozos de lec­tu­ras y sabi­du­ría (lo dicho, de boca estre­cha), y no char­cos espe­jean­tes, des­lum­bran­tes pero sin fondo, que se seca­rán en cuanto lle­gue el verano… Pilar Bell­ver ha publi­cado en el 2013 una novela extra­or­di­na­ria: LA VENGANZA DE FILOMELA Y PROGNE, una inter­pre­ta­ción del mito de Ovi­dio, pero nadie ha hablado de ella. Yo la des­cu­brí hace un par de años, a la autora, por­que bus­caba cosas gra­tis que meter en mi libro elec­tró­nico y di con su pri­mera novela, que ella misma había col­gado gra­tis en inter­net: VEINTICUATRO VECES (Ed. Lumen, 2000). Desde enton­ces me he pro­puesto ser su defen­sora. Pero yo no soy nadie y poco puedo hacer.

Enviar un comentario