De tal padre, tal hijo: nada, salvo el amor