Blue Jasmine: En la era de la felicidad de caducidad programada