Una cuestión de tiempo: La conquista de la inocencia