Heterónimos en el diván del “fingidor”