Txani Rodríguez: “Procuramos que las costuras del dolor permanezcan en contacto sólo con nuestra piel”