Sólo el viento: Preludio de una tragedia anunciada