Pacific Rim o la primera vez que comiste palomitas en el cine