Francisco Javier Irazoki: “La muerte es una contracción de los paisajes”