Bohumil Hrabal: La pequeña ciudad donde se detuvo el tiempo