Javier Tomeo, dos tipos raros y un monstruo tierno