El Nueva York de The National ya no es el Nueva York de Warhol