El impostor: ¿El ‘thriller’ justifica los medios?