Todd McEwen: Boston. Sonata para violín sin cuerdas