Régis de Sá Moreira: El librero