Gus Van Sant, el cineasta vivo que mejor persigue la sombra de la muerte