“Y hasta aquí puedo leer”: Pablo Martín Sánchez y los juegos de la ficción