Sergio del Molino: “El hospital termina siendo un espacio literario más que un decorado”