Juan Carlos Márquez y el espíritu de la Norteamérica profunda