Cuando Daniel Clowes trata de hacer del mundo un lugar mejor