Primavera Club 2012 / Crónica viernes 7