Series



10 De culo y cuesta abajo HBO / Canal +En su ter­cera tem­po­rada, la serie de Danny McBride levanta el vuelo tras su segundo asalto, ya de vuelta en EE.UU. y con ficha­jes tan ade­cua­dos como un Jason Sudei­kis que borda el papel de mejor amigo de nues­tro red­neck favo­rito. Frente a la mora­lina con­ser­va­dora de Judd Apa­tow, Will Ferrell y sus secua­ces lle­van su apo­lo­gía de la inma­du­rez a la tele­vi­sión de pago, único lugar donde podría per­mi­tirse este tipo de humor terro­rista.
Colec­tivo G. Piqué



09 Black Mirror Chan­nel 4 / Cua­troMuchas veces se habla de dis­to­pía y se hace asép­ti­ca­mente. Sin san­gre, sin vís­ce­ras, corro­bo­rando en la his­to­ria la falta de ele­va­dos valo­res y tra­tando poco el aspecto car­nal –en un sen­tido amplio– de las per­so­nas. Un pri­mer minis­tro que debe tener sexo con un cerdo pre­sio­nado por la opi­nión pública bajo ame­naza de muerte a una estre­lla de inter­net: esa es la pre­misa del pri­mer epi­so­dio. Luego otros dos, igual de desa­so­se­gan­tes. Sin res­piro en la narra­ción para poder asirse a las melo­días más apa­ci­guan­tes de nues­tra anes­te­sia coti­diana. Black Mirror nos mues­tra nues­tra peor cara, y no es pre­ci­sa­mente agra­da­ble.
Óscar Valero



08 Board­walk Empire HBO / Canal +La ter­cera tem­po­rada de Board­walk Empire nos ha hecho sufrir como nunca. Hemos sido tes­ti­gos de cómo Nucky Thom­pson, ya con­ver­tido en el “hom­bre de nego­cios” que siem­pre aspiró a ser, veía a su néme­sis ame­na­zar el impe­rio que tanto le había cos­tado levan­tar, cómo su fami­lia se desin­te­graba y cómo debía, una vez más, resur­gir de sus ceni­zas. ¿Lo con­se­guirá? Ten­dre­mos que espe­rar hasta el año que viene para saberlo.
Izas­kun Gracia



07 Juego de tro­nos HBO / Canal + / Antena 3La adap­ta­ción de ‘Cho­que de Reyes’ a la pequeña pan­ta­lla, segunda entrega de la saga de ‘Can­ción de Hielo y Fuego’, lejos de decep­cio­nar ha sido todo un acierto. Si hay algo indis­cu­ti­ble en la obra de GRR Mar­tin es su capa­ci­dad para engan­char con sus his­to­rias a amplios sec­to­res del público. A veces pare­ciera que su crea­ción va a caer en las tri­qui­ñue­las pro­pias de un cule­brón, pero por suerte esto nunca es así y la fan­ta­sía medie­val sigue man­dando. Win­ter is coming! Gabriel Górriz



06 Ame­ri­can Horror Story: Asy­lum FX / FOXPor segundo año con­se­cu­tivo, Ame­ri­can Horror Story es lo más: lo más sal­vaje, lo más ate­rra­dor, lo más gore, lo más biza­rro y, sin duda, una de las mejo­res series que ver en tele­vi­sión. Hemos pasado de obser­var líos de fan­tas­mas a caer en un mundo lleno de expe­ri­men­tos cien­tí­fi­cos, locos, pose­sio­nes demo­nía­cas, ase­si­nos en serie y abduc­cio­nes, y todo ello de la mano, una vez más, de Jes­sica Lange. No se puede pedir más. Izas­kun Gracia



05 Girls HBO / Canal +Cuesta hablar de la serie más hypeada de la tem­po­rada sin recu­rrir a gene­ra­li­da­des mil veces escri­tas así que aquí va una lista de por qué Girls ha sido sin lugar a dudas la serie del año: esce­nas sexua­les mal resuel­tas, una fumada acci­den­tal de crack, un matri­mo­nio metido con cal­za­dor, ‘Dan­cing On My Own’, sex­ting, “All adven­tu­rous women do”, Twit­ter, humi­lla­ción, post-adolescencia chunga, niñas bien com­por­tán­dose como niñas mal, la uti­li­za­ción de la frase “podría ser una yon­qui” que todos hemos usado alguna vez, his­te­ria colec­tiva, angus­tia exis­ten­cial de patio de cole­gio y un amplio sen­tido de la auto­pa­ro­dia. Y, en otra dimen­sión espa­cial, Lena Dun­ham como repre­sen­ta­ción de toda una gene­ra­ción más per­dida que una cabra en un garaje. Javi Gómez Martínez



04 The News­room HBO / Canal +Pocas series han sido tan polé­mi­cas este año como la nueva apuesta de Aaron Sor­kin. No es fácil desa­rro­llar una serie que se aden­tra en la polí­tica nor­te­ame­ri­cana de una forma crí­tica y mor­daz, pero la serie de la HBO se atre­vió a expo­ner las mayo­res mise­rias de la socie­dad esta­dou­ni­dense inter­ca­lando la repro­ba­ción polí­tica con una, en apa­rien­cia inofen­siva, come­dia román­tica. El arran­que del piloto, con el pre­sen­ta­dor pro­ta­go­nista –un espec­ta­cu­lar Jeff Daniels– sacando a la luz las mise­rias de los Esta­dos Uni­dos en un monó­logo sobre­co­ge­dor, jus­ti­fica por sí mismo la inclu­sión de la serie en la his­to­ria de la tele­vi­sión. Y aun­que nin­guna escena de The News­room llega a superar el clí­max de su arran­que, el amor que trans­mite por la infor­ma­ción obje­tiva, la defensa del perio­dismo y el carisma de sus per­so­na­jes ter­mi­nan por cua­jar un pro­ducto tele­vi­sivo de pri­mera mag­ni­tud. Zuri Negrín



03 Home­land Show­time / FoxLos capí­tu­los fina­les de la pri­mera tem­po­rada de Home­land fue­ron adre­na­lina pura, pero fui­mos muchos los que pen­sa­mos que ese nivel no podría man­te­nerse si alar­ga­ban la trama una tem­po­rada más. Nos equi­vo­ca­mos. Todos y cada uno de los capí­tu­los de la serie man­tie­nen la acción y la ten­sión a un nivel altí­simo. Muchas incóg­ni­tas que pen­sa­mos que resis­ti­rían hasta el final, se des­pe­jan al prin­ci­pio, y van sur­giendo nue­vas his­to­rias que des­cu­brir siguiendo siem­pre el ritmo tre­pi­dante que carac­te­riza a esta serie. Claire Danes y Damian Lewis demues­tran que sus Emmy a Mejor Actriz y Actor Pro­ta­go­nista son más que mere­ci­dos. Y si el final de esta tem­po­rada cum­ple con las expec­ta­ti­vas, Home­land pro­ba­ble­mente vuelva a reno­var su Emmy y su Globo de Oro a mejor serie dra­má­tica. Ya nadie creerá que su ter­cera parte puede resul­tar repe­ti­tiva, ahora sabe­mos que Home­land tiene recur­sos dra­má­ti­cos sobra­da­mente demos­tra­dos. Leti­cia Gar­cía Guerrero



02 Brea­king Bad AMC / Para­mount ComedyBrea­king Bad es una de esas gran­des series que no se some­ten a las con­di­cio­nes de las audien­cias para tra­tar de esti­rarse a sí mis­mas. O al menos sabe disi­mu­larlo bien. No hubiera sido des­ca­be­llado pen­sar que en la quinta tem­po­rada apa­re­ciera un nuevo per­so­naje mal­vado, un mario­ne­tero supe­rior a Gus Fring cuya iden­ti­dad des­co­no­cié­ra­mos todos, ese mal­dito giro argu­men­tal que levanta del sofá al espec­ta­dor más fiel, pero no: Brea­king Bad juega a sor­pren­der­nos, no a tener­nos enga­ña­dos. Esta vez no ha sido solo el her­moso sosiego con el que se crea la ten­sión o la bri­llan­tez de Crans­ton y Paul, sino tam­bién el buen gusto de la edi­ción audio­vi­sual: basta con la secuen­cia de eli­mi­na­ción de tes­ti­gos en dos minu­tos (el mon­taje musi­cal más ele­gante y taran­ti­niano de toda la serie) para amar a esta gente y desear más dosis. Y así, como diría Mr. White, every­body wins. David Lorenzo



01 Mad Men AMC / Canal +Infi­ni­dad de sen­sa­cio­nes tras­mite la última tem­po­rada de Mad Men, que por fin regre­saba este año tras un impor­tante parón. La madu­rez desem­boca en des­fase pro­fe­sio­nal para Don y Roger, por ejem­plo, al no encon­trar su sitio en el nuevo fun­cio­na­miento de la com­pa­ñía. La fac­ción más joven de esta his­to­ria cobra un pro­ta­go­nismo sim­bó­lico y anec­dó­tico, como la con­ti­nua lucha de Pete Camp­bell por lle­nar su hueca exis­ten­cia, la firme deter­mi­na­ción de Peggy con­forme adquiere res­pon­sa­bi­li­da­des y se le abren opor­tu­ni­da­des, o la visión un tanto femi­nista y libe­ral de Megan, la nueva esposa de Don Dra­per que no se deja domi­nar y pre­fiere vivir su vida a ser mujer flo­rero. Joan tam­bién ha dado un buen golpe sobre la mesa luchando por lo que es suyo tras una etapa de sumi­sión al casarse y ser madre, mien­tras que la deca­den­cia de Lane se acen­túa en picado con trá­gi­cas con­se­cuen­cias. His­to­rias, muchas, entre­la­za­das en un mundo que lucha por abrirse a la nueva década, en la que el sim­bo­lismo y los peque­ños cam­bios, a veces tan evi­den­tes como la nueva asis­tente afro­ame­ri­cana de Don o tan suti­les como las deco­ra­cio­nes y espa­cios donde se rueda, los epi­so­dios psi­co­dé­li­cos o la con­ver­sión Hare Krishna de Paul Kin­sey son en todo momento una tesis doc­to­ral cen­trada, no tanto en las dife­ren­cias que sepa­ran las socie­da­des ame­ri­ca­nas de enton­ces y de ahora, como en sen­tar las guías bási­cas para enten­der la evo­lu­ción de una cul­tura a veces no tan cono­cida y mucho más pro­funda de lo que pueda pare­cer. Una vez más, la mejor serie del año. María José Cuesta Escribano

Enviar un comentario