Más acá, la vida