El Vivo: la techno-paranoia como razón de ser