Soderbergh pone todos los torsos en el asador