Si Richard Gere lo pasa mal, gozo como un enano