¡Qué fiero era mi Oliver Stone!