El Skylab, el satélite que no pudo con la familia