‘Quiénes fuimos’, el triunfo de la poesía desnuda