El irlandés que hablaba con el fantasma de Dostoievski y bebía como Homer Simpson