El Caballero Oscuro, el Hiperhéroe que nos merecemos