Westwood: una Emma en los tiempos de Churchill