Vuelve Romain Gavras o algunas consideraciones sobre el presente