Diamond Flash: rapto de cine adictivo