The Syndicate: la ¿bendición? de ganar la lotería