“JFK”, la asincronía