Cuando los festivales se comieron la escena musical