Los Juegos del Hambre, crítica de la película