‘Filibuth o el reloj de oro’, Max Jacob en estado puro