‘Querida catástrofe’ o la buena intención