El Guggenheim Bilbao muestra sus entrañas al público