Spielberg y la aventura, como uña y carne